I Debates de actualidad: ¿Violencia juvenil?

El 13 de enero inició su andadura en Barcelona, "Debates de actualidad". Fue una ocasión más para comprobar el buen recibimiento que esta ciudad da al discurso analítico cuando ponemos sobre la mesa temas por los que se sienten convocados y concernidos. Así, bajo el título: “Violencia juvenil?”, tratamos cuestiones como el incivismo y el acoso escolar, con los que tanto hinchan las velas los medios de comunicación y los amos del conocimiento de diversas disciplinas, en los últimos tiempos.
Bullying: de la víctima al sujeto
Bajo este título José Ramón Ubieto nos presentó una interesante lectura del tan mencionado acoso escolar. En su exposición hizo un desarrollo de tres cuestiones que están en juego en estos fenómenos. 1- Que actualmente lo que ha advenido al lugar que antes ocupaba la autoridad es la seguridad, que como tal resulta paranoizante. Por esta vía, nos decía, a partir de la caída de la figura del amo nos encontramos con la violencia, y sobre todo, con la victimización del sujeto. 2- Que el goce no sólo ha pasado a ser prevalente, sino que además necesita que sea público, que haya una escena en la que darse a ver, como una satisfacción más, añadida a la de la violencia misma. 3- Que la crisis de las identidades sexuales, que cada vez más se construyen a partir de los rasgos de goce y no de los ideales, lleva a que ante la falta de proporción sexual, ante la no relación, se produzca un efecto cínico de reivindicación, a modo de un derecho de consumidor. Constatar la impotencia tiene entonces como secuela la violencia, que va dirigida justamente a aquel que presentifica un menos de goce. Nos decía también que en el modelo social actual, en el que se vive una gran soledad en multitud, proliferan los modos de satisfacción sin lazo, donde lo compartido no es el vínculo, sino el espacio. Un espacio, por otro lado, en el que conviene no quedar fuera, lo cual lleva a que, incluso los que no son ni la víctima ni el acosado, deban escoger entre callar o aplaudir, siendo que su elección está condicionada por un no querer ser víctima.
Contra el viento que sopla: incívicos, majaderos y otras especies
Francesc Vilà tomó a continuación la palabra, y bajo este título, abordó el tema del incivismo. Tomó como eje de su presentación una pregunta de importancia fundamental por sus implicaciones y consecuencias: ¿qué imagen de hombre proponemos para nuestro futuro? Así, planteaba que es oportuno recuperar la idea de la antropología, en cuanto a qué idea del hombre, del Otro, está en juego hoy, pregunta que conlleva una concepción de los fenómenos de pulsión. Y proponía que contra el viento que sopla, conviene sentir nuestro cuerpo, hoy. Ante las escenas de la vida contemporánea, que nos muestran cada vez más a los sujetos en el lugar de objetos, apostaba por el psicoanálisis como aquel que se plantea la antropología del hombre futuro a través de reintroducir el concepto de pulsión en el hombre posmoderno.
En cuanto a los sujetos llamados “incívicos”, siendo que incivismo significa también volver a entrar en la civilidad, planteaba que aquellos que se hacen invisibles en los tiempos que soplan, se ven abocados a hacer hogueras, tal y como los jóvenes hicieron en barrios periféricos de París; aquellos que quemando coches alumbran la oscuridad conformando las sombras de sus cuerpos, como signo que posibilita volver a formar parte de la civilización.
A la pregunta propia del sujeto: ¿qué queréis de mí?, interrogante que apunta al corazón mismo de la angustia, Vilà nos decía que la respuesta que obtienen estos jóvenes, es: “Que consumáis. Que consumáis cada vez más y más a prisa”. Así, planteaba entonces la importancia de una clínica con la que ayudarles a deletrear lo que el Otro quiere de ellos, y no de sus orificios y de sus excesos.
Entre el pasaje al acto y el acting out, el sujeto
Por otro lado, Jose Castillo y Rosa Godínez presentaron un trabajo con el que enmarcaron el tema de la cuestionada violencia juvenil, planteando que el psicoanálisis supone, en todas las conductas que se inscriben como síntomas culturales, un sujeto.
Tomaron para ello dos conceptos que desarrolla Lacan, fundamentales a la hora de entender las actuaciones de los jóvenes de hoy. Así, en relación al pasaje al acto, destacaron que se trata de una respuesta del sujeto ante un momento sumamente embarazoso, en la que un impulso lo precipita fuera de la escena; una respuesta que supone un rechazo a todo saber, y que en este dejarse caer se produce una identificación del sujeto al desecho mismo.
En cuanto al acting out, nos recordaban que se trata fundamentalmente de un hacer a ojos de todos en un deseo de mostrarse, dirigiéndose a un Otro en la búsqueda de una interpretación.
Estos conceptos, nos decían, guían al psicoanalista que, convocado a saber leer la realidad social, analiza cada caso según su particularidad, tomando a su cargo lo que el acto del sujeto enseña al Otro en cualquiera de las dos versiones, ya sea desde la pulsión de muerte más radical o desde la lógica de un llamado al Otro.
Las presentaciones fueron seguidas de un interesante debate en el que participó el público de la sala, un público proveniente de diferentes ámbitos del mundo asistencial.
Participantes:
Bullying: de la víctima al sujeto
José Ramón Ubieto
Contra el viento que sopla: incívicos, majaderos y otras especies
Francesc Vilà
Entre el pasaje al acto y el acting out, el sujeto
Jose Castillo y Rosa Godínez

CALENDARIO

13 de enero de 2006
Horario
A determinar

Compartir

  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook

ARCHIVO DE ACTIVIDADES