Punto de Encuentro PIPOL 5 en Barcelona

Por: Leonora Troianovski 17/03/2011

El sábado 5 de Marzo, tuvo lugar en la sede de la ELP de la Comunidad de Cataluña el “Punto de encuentro PIPOL 5” convocado por Gil Caroz. Alrededor de una treintena de asistentes provenientes desde diversos puntos de la geografía española nos reunimos para escuchar a Gil, quien transmitió de viva voz la propuesta de este PIPOL.

La organización contará con un espacio para las Simultáneas, durante la jornada del sábado, dejando para el domingo la dimensión política y epistémica, bajo la modalidad de Plenarias. En cuanto a la política, Gil habló de la importancia de la constitución de la Eurofederación, como plataforma desde donde dirigirse a las instancias políticas (OMS, etc.).

La propuesta de PIPOL 5 se enmarca en el llamado “Acontecimiento de París”, a partir del cual se introduce una rectificación en la Escuela, se trata de resituar el modo de hablar a partir del modo freudiano, es decir, de la propia relación al inconciente. Gil recordó que esto mismo lo encontramos en Lacan, cuando dice Lo real es mi síntoma.

Tomando el paradigma del Pase, que está en el horizonte, se plantea la cuestión de que el analista empieza a ser practicante antes del pase, esto legitima que se espere de él que testimonie de su relación al inconciente. Esta estela introduce una nueva modalidad de presentación de los trabajos para las Simultáneas, apuesta que augura sorpresas y cambios, como él mismo dijo, “Si hasta ahora las simultáneas eran el momento del café en nuestros Congresos, ésta vez será diferente”.

Las presentaciones en las Simultáneas darán cuenta de la relación al inconsciente pero en relación a un caso clínico, a la formación que el análisis ha dado al practicante para abordar lo que el caso presenta. En este sentido se trata de la transmisión de la formación que se extrae del propio análisis, en el quehacer del caso.

Gil aclaró que se trata de precisar este punto en relación al “caso clínico” en el sentido amplio de las prácticas, en el trabajo del acompañamiento terapéutico, en instituciones de niños autistas, etc., donde pueda darse cuenta de cómo uno toma apoyo en un punto esclarecido de su análisis para el abordaje que realiza en su ámbito de trabajo.

Esta manera de pensar la formación, establece una línea divisoria, una demarcación en relación a la formación en Salud Mental, donde se trata de un saber instrumental, el de la aplicación de tests, clasificaciones y protocolos.

La propuesta de PIPOL 5 se enmarca entonces en la orientación tomada a partir del 2009 de demasificación de la enunciación, para hablar desde la posición subjetiva de cada uno. Para ello, es necesario construir marcos precisos desde donde esta enunciación es posible. En este punto introdujo la función del mentor. Destacó la modalidad de la alusión como forma de hablar del sujeto del inconciente y la dimensión de la alteridad, la función del Otro en relación al cual se escribe el texto.

Este fue el punto que suscitó más preguntas entre los asistentes, desde la inquietud por “no estar a la altura”, reflexiones alrededor de que toda presentación de caso implica de alguna manera este nudo entre posición del analista y efectos de formación, la zona delicada en que si bien hay una exposición no se trata de quedar expuesto… Acerca de la asignación de los mentores, Gil destacó como orientación de la organización, la economía de la transferencia.

La reunión se alargó hasta el momento de dirigimos a la XI Conversación Clínica del ICF sobre Terminaciones de análisis en el hotel Majestic, animados, inquietos, causados por la invitación a pensar en nuestro trabajo en los dispositivos de Salud Mental, a partir del encuentro con el deseo.

Compartir

  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook

ARCHIVO DE NOTICIAS